Archivos diarios: 21 marzo, 2013

Do re mi fa , todas las tonalidades


Un ejercicio para repasar las tonalidades.

Pinchar la partitura se verá muy grande

Un ejercicio para repasar las tonalidades es hacer do , re, mi, fa y poner las alteraciones correspondientes en cada nota según la tonalidad. En la partitura se ven las notas iguales pero a la hora de ejecutarlas no suenan igual pues en cada tonalidad hay alguna alterada. Si os fijais suenan igual en algunas tonalidades esto es que la escala es la misma pero el grado es diferente. Do re mi fa en la tonalidad de do mayor suena igual que en la tonalidad de fa mayor, ya que no hay nunguna nota alterada dentro de esa secuencia, lo que pasa que en uno es el primer grado de la escala, do ,y en el otro es el quinto grado (de fa).

Escalas relativas. Do mayor , la menor.

Artículo sobre las escalas y tonos relativos. Presionar la imagen

Escalas relativas

Las escalas de domayory la menor natural tienen las mismas notas. Decimos que son escalas relativas. Do es relativo mayor de la y la es relativo menor de do:

Para averiguar el relativo menor de una escala mayor basta con buscar su VI grado Por ejemplo, el relativo menor de fa mayor es su VI grado re.
En el caso de los relativos mayores, buscamos el III grado. Por ejemplo, el relativo mayor de do menor es su III grado mib.

Artículos de teoría musical.

Partitura . Piano elemental.

Estudio piano elemental en do mayor. Solo dos acordes triadas con la mano izquierda , do y sol. El sol está invertido. La melodía transcurre con la mano derecha. Los dos pentagramas estan en clave de sol. La tecnica es sencilla, notas ligadas y algunas notas picadas, las picadas llevan un puntito encima, y se ejecutan como la palabra lo define : picada, o sea tocarla y levantar enseguida el dedo. Las ligadas se levanta el dedo cuando das la siguiente nota. Las notas son corcheas la mayoría. Hay silencios de negra y de blanca. El compás es 2/4: para medir es un tiempo abajo la mano y un tiempo arriba la mano. En la segunda parte de acompañamiento hay solo dos notas en la mano izquierda, el primer grado y el quinto, y al final vuelve el acorde triada.
Se hace primero con manos separadas, muy despacio, y luego se juntan tambien muy despacio. Más tarde se va adquiriendo velocidad en cuanto se sepa bien.

Guillaume Dufay


(?, h. 1400-Cambrai, Francia, 1474) Compositor francés. Hasta 1426 estuvo al servicio de la familia de los Malatesta, en Rímini, donde entre 1419 y 1420 compuso sus primeras obras de datación segura. Entre 1428 y 1433 ocupó en Roma el cargo de chantre de la capilla pontificia, y gracias a un permiso especial pudo ejercer como maestro de capilla para el duque de Saboya.

Al cabo de esos dos años volvió a su puesto de chantre pontificio, esta vez en Florencia y Bolonia, ya que el Papa había tenido que abandonar Roma a causa de una sublevación. En 1436, el sumo pontífice le concedió la prebenda de canónigo de la catedral de Cambrai, que conservó hasta su muerte.

En la época en que Dufay empezó a escribir música, inmerso en el espíritu del Renacimiento, la composición musical atravesaba un período de regulación establecida, de la que fue partícipe. No fue hasta sus obras de madurez, sobre todo con algunas misas y motetes, cuando empezó a introducir elementos novedosos, como el canto a cuatro voces o la técnica conocida como «canto armonización», una forma de combinar las distintas voces melódicas inusual hasta entonces.

Fabordón

Fabordón.

Género
de composición armónica cuyas definiciones como sus aplicaciones son
variables e imprecisas. Su origen parece ser británico y ascender por lo
menos a principios del siglo XIV. Era entonces un especie de órganum o de diafonía,
en donde la voz principal estaba acompañada de una serie de sextas, con
reunión sobre la octavva al principio y al fin. El monje Guillaume, en
el último cuarto del siglo XIV , habla del fabordóncomo
una manera de los ingleses que lo cantaban a tres voces, procediendo
por series de acordes de sextas, con terceras y cuyo punto de partida y
terminación consistían siempre en acordes de quinta y de octava. Adler
propuso que se viera en esta descripción la explicación misma del nombre
que ha quedado como designación del género y que bajo las variantes
ortográficas de faburden, faberdón, faulx-bourdón,, revela claramente su procedencia francesa.

El sentido de este nombre debió de provenir de la sustitución de una voz superior a la del tenor, lo cual sería designado como falso, como característica de un falso bajo transportado al soprano.

Otros autores han creido encontrar el sentido etimológico de esta palabra en el presunto empleo de la voz de falsete para la ejecución de la parte superior de una composición. Con igual verosimilitud, puede suponerse que el nombre de fabordón
nació de la imitación vocal de un efcto usado muy antiguamente en los
albores de la música instrumental, la repetición continua de un mismo
sonido por una cuerda o un tubo que sonaban al aire el bordón. Sea como fuere, lo cierto es que fué de Aviñón, de donde los Chantres pontificales llevaron a Roma la práctica del fabordón (1376) con la de todas las demás formas entonces conocidas de la composición armónica. En el siglo XV, el inglés Lionel Power describe el fabordón como una especie de discanto improvisado o canto de atril , ejecutado a cuatro voces: la que él llama mene toma punto de partida más arriba del cantus planus; el treble se coloca a la octava del cantus planus, y el quatreble, que los franceses denominan quadruble o quadruple, en la octaba del mene. Nos encontramos , pues aquí, en presencia de una armonización del canto llano, o del canto dado, por el refuerzo de los armónicos, y este fabordón equivale a los juegos nasardos del órgano.

Pero
en una época determinada, ya que se carece de donumentos escritos
durante un largo periodo de años, esta sucesión uniforme de consonancias
es interrumpida por fórmulas de cadencias y semicadencias mezcladas con
otros intervalos, y el título de fabordón
adquiere una significación nueva. En el siglo XVI, se adapta la
salmodia litúrgica al unisono, entremezclado al final de cada versículo,
de tres cortas intervenciones de un coro en contrapunto a tres o cuatro
voces. Esta es la acepción que la palabra ha conservado desde el siglo
XVII. De ella se encuentran numerosos ejemplos de fabordón en las obras de las compositores religiosos , desde Dufay y Josquin Desprès hasta Victoria y Grossi de Viadana.

En
el repertorio de todas las capillas de música figuran numerosos
fabordones antiguos y modernos, compuestos especialmente para la salmodia
de las vísperas y agrupados según el orden de los modos; son
tradicionales en ciertas Iglesias, algunos de ellos, en los cuales se
ndican convencionalmente, por una nota larga, sin determinación de
valor, el tono de la salmodia. Las cadencias en fabordón
se escriben una sola vez, y sireve para todos los versículo, con
reserva de las modificaciones impuestas por la necesidad de las sílabas
del texto.

Fuentes: Diccionario de la música , Michel Brenet. Edición (1946)

As time goes by . Casablanca. Partitura


Primeramente me fijo como la interpretan algunos. Se puede tocar de muchas maneras, infinitas; en esta versión hace acordes y bajo con la mano izaquierda, coloca mucho los arpegios, escalas en donde no hay melodía , lo rellena con muchas notas, en la melodía hace octavas, los acorde son de triadas, o sea pone pocas tensiones. Para los que estamos aprendiendo todavía los acordes y las escalas nos conviene fijarse lo que hacen los demás.

Voy a desarrollar este tema. Estudiar acordes, estudiar melodía, posición de los acordes en el piano, armadura, como es la partitura……
Anacrusa:
Se llama anacrusa a una nota o grupo de notas sin acento al principio de una frase y colocado antes de la barra de compás por lo tanto justo antes del primer tiempo fuerte.

Siguiendo la melodía As Time Goes by, nos encontramos con dos acordes nuevos, F7 y Fa#º (fa# disminuido)

Presionar la imagen:



Nuevos acordes de As Time Goes By.

Mi bemol Mayor séptima. EbMaj7. Primer grado. Mi disminuido.
El mi disminuido es un acorde de paso para ir a fa menor.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

La bemol mayor séptima. Acorde cuatriada cuarto grado, en esta melodía, de la tonalidad de mib. Cuatriada: La,do,mib,sol.Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

As Time Goes By. Nuevos acordes. G-7(b5), C7(b9).

Otros dos nuevos acordes de : As Time Goes By.
La menor séptima bemol quinta: Lam7(b5). A-7(b5)
Re séptima bemol novena . Re7(b9). D7(b9)

Poco a poco se va haciendo la melodía. Primero me he aprendido la melodía , luego los acordes y luego lo he juntado todo.

Mirar la partitura. Qué acordes tiene. Cómo se toca la partitura. A B. Ir a la coda, final. Repeticiones 1,2.
Melodía, tocarla sola sin acorde. Melodía con acordes en la mano izquierda. Tensiones que se pueden poner en los acorde. Escala. Arpegios. Interpretación, trinos, escalas cromáticas, adornos de acompañamiento.
He mirado la partitura y es esto lo que me encuentro. Así lo he entendido.

Una vez he hechado un vistazo a la partitura voy a aprender la melodía , la repito muchas veces, primero la hago lenta y luego voy aquiriendo velocidad. Al final se le da cierto sentido musical. Escucho la melodía para aprenderla. En fin luego hago esto en el piano. Daros cuenta que estoy aprendiendo y estudio de esta forma. No soy un maestro sino que pongo de como estudio el piano y aprendo las melodías:

Locos por la música

Había visto en la calle a gente tocar la guitarra, el saxo, la trompeta, pero nunca tocar el piano. No creo que yo llegue a esto. La música desde luego no hace a la gente millonaria. Con la música te puedes ganar la vida , pero es muy dificil sobrevivir para los que tocamos en forma amater. Los que lo hacemos tenemos otros medios de vida porque si tuvieramos que vivir con la música nos moririamos de hambre. No obstante para los que empiezan de jovenes y son constantes pueden tener buen porvenir. La música la hacemos para fortalecer el alma, nos sentimos alegres , la vida es para nosotros una gran alegría, pero de eso a vivir de ella va mucha distancia. En este mundo materialista los que no aman la música nos ven como seres extraños, a mi me dicen estás loco con la música , y en parte tienen razón estoy loco por la música y no sabes lo que te pierdes.

Sellos de Mozart. Filatelia musical

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Ir a la página donde te cuenta la vida de Mozart , con voz y video, fotos, muy completo:Ir a la página
En conmemoración de la muerte de Mozart en 1791, salieron varias
colecciones de sellos de Mozart. En estos dos sellos hojita, se ve la
imagen de MOzart y una partitura. Salieron en el año 1991, 200 años
después de su muerte. El uno es de Alemania y el otro de Hungría.
Vida de Mozart:

(Salzburgo, actual Austria, 1756 – Viena, 1791) Compositor austriaco. Franz Joseph Haydn manifestó en una ocasión al padre de Mozart, Leopold, que su hijo era «el más grande compositor que conozco, en persona o de nombre». El otro gran representante de la trinidad clásica vienesa, Beethoven, también confesaba su veneración por la figura del músico salzburgués, mientras que el escritor y músico E. T. A. Hoffmann consideraba a Mozart, junto a Beethoven, el gran precedente del romanticismo, uno de los pocos que había sabido expresar en sus obras aquello que las palabras son incapaces de insinuar siquiera.

Wolfgang Amadeus Mozart

Son elogios elocuentes acerca del reconocimiento de que gozó Mozart ya en su época, y que su misteriosa muerte, envuelta en un halo de leyenda romántica, no ha hecho sino incrementar. Genio absoluto e irrepetible, autor de una música que aún hoy conserva intacta toda su frescura y su capacidad para sorprender y emocionar, Mozart ocupa uno de los lugares más altos del panteón de la música.

Hijo del violinista y compositor Leopold Mozart, Wolfgang Amadeus fue un niño prodigio que a los cuatro años ya era capaz de interpretar al clave melodías sencillas y de componer pequeñas piezas. Junto a su hermana Nannerl, cinco años mayor que él y también intérprete de talento, su padre lo llevó de corte en corte y de ciudad en ciudad para que sorprendiera a los auditorios con sus extraordinarias dotes. Munich, Viena, Frankfurt, París y Londres fueron algunas de las capitales en las que dejó constancia de su talento antes de cumplir los diez años.

No por ello descuidó Leopold la formación de su hijo: ésta proseguía con los mejores maestros de la época, como Johann Christian Bach, el menor de los hijos del gran Johann Sebastian, en Londres, o el padre Martini en Bolonia. Es la época de las primeras sinfonías y óperas de Mozart, escritas en el estilo galante de moda, poco personales, pero que nada tienen que envidiar a las de otros maestros consagrados.

Todos sus viajes acababan siempre en Salzburgo, donde los Mozart servían como maestros de capilla y conciertos de la corte arzobispal. Espoleado por su creciente éxito, sobre todo a partir de la acogida dispensada a su ópera Idomeneo, Mozart decidió abandonar en 1781 esa situación de servidumbre para intentar subsistir por sus propios medios, como compositor independiente, sin más armas que su inmenso talento y su música. Fracasó, en el empeño, pero su ejemplo señaló el camino a seguir a músicos posteriores, a la par también de los cambios sociales introducidos por la Revolución Francesa; Beethoven o Schubert, por citar sólo dos ejemplos, ya no entrarían nunca al servicio de un mecenas o un patrón.

Tras afincarse en Viena, la carrera de Mozart entró en su período de madurez. Las distintas corrientes de su tiempo quedan sintetizadas en un todo homogéneo, que si por algo se caracteriza es por su aparente tono ligero y simple, apariencia que oculta un profundo conocimiento del alma humana. Las obras maestras se sucedieron: en el terreno escénico surgieron los singspieler El rapto del serrallo y La flauta mágica, partitura con la que sentó los cimientos de la futura ópera alemana, y las tres óperas bufas con libreto de Lorenzo Da Ponte Las bodas de Fígaro, Don Giovanni y Così fan tutte, en las que superó las convenciones del género.

No hay que olvidar la producción sinfónica de Mozart, en especial sus tres últimas sinfonías, en las que anticipó algunas de las características del estilo de Beethoven, ni sus siete últimos conciertos para piano y orquesta. O sus cuartetos de cuerda, sus sonatas para piano o el inconcluso Réquiem. Todas sus obras de madurez son expresión de un mismo milagro. Su temprana muerte constituyó, sin duda, una de las pérdidas más dolorosas de la historia de la música.

Biografías y Vidas