Lun. Nov 28th, 2022

Imagen

El primero de lor románticos , Karl Maria von Weber (1786- 1826), fundador de la ópera nacional alemana , fué también un concertista de piano
de gran valer que abandonó prematuramente la profesión de virtuoso, no
por haber dejado de alcanzar grandes éxitos , sino porque su doble
carrera teatral, de compositor y de director, no le dejaba tiempo
disponible para otra actividad. De todos modos , sus obras pianísticas
no pueden dar una clara idea de su manera de tocar: nerviosa, brilante,
caprochosa, embellecida con una sensibilidad expresiva como pocos
pianistas han alcanzado.

Al lado de Weber , encontramos los nombre de Felix Mendelsohn-Bartoldy (1809-1847) y de Robert Schuman(1810-1856)-
En la carrera poliédrica y meteórita de Mendelssohn, la actividad del
pianista ocupa una gran parte. De Schumann, sabemos que habia iniciado
una brillante actividad de concertista, truncada más tarde por un
desafortunado percance, que se ocasionó en un dedo. Pero tuvo como
compañera de arte y de vida , a la más grande pianista del siglo pasado:
Clara Wiek(1819-1896),
quien después de la muerte de su esposo , dedicó integramente su
incansable energía y su admirable talento de ejecutante en la difusión
de aquella obra de arte.

Poco antes de Wieck, otra mujer había obtenido grandes éxitos, dejando un nombre de sólida fama: Marie-Félicite-Denise Mooke (1811-1875), esposa del célebre constructor de pianos, Camille Pleyel. Fué discipula de Mocheles y de Kalkbrenner, Chopin tuvo por ella una gra admiración.

Por autodidacta

Aprendo piano , guitarra, bandurria y música.

Deja un comentario