LECCION DE PIANO. Principiantes.Ejecicio con los cinco dedos


EJERCICIOS CON LA MANO DERECHA
Son ejercicios para una mano solo , compás 4 por cuatro o sea 4 partes en cada compás
primero haces blancas te pones el metronomo a 70 y sigues: un , dos tres, cua, y ya has terminado el primer compás. Las notas las tienes en el centro del piano : do-re ; do-mi ;do-fa; do-sol
y luego media escala de do con notas negras : do-re-mi-fa-sol-fa-mi-re-do.


USA METRONOMO


TEORIA MUSICAL: NOTAS NEGRAS-NOTAS BLANCAS- PENTAGRAMA LINEAS DIVISORIAS- COMPAS 4/4 – UNA SENCILLA MELODIA QUE ES MEDIA ESCALA.
Para estudiar bien- Mano suelta a pocos cm. del piano- atacas el do blanca con el dedo pulgar y cuentas cuatro (relajate estos 4 tiempos). Mientras atacas el re blanco subes el que tenias en do y haces lo mismo . Repite do blanca re blanca 20 veces.Para atacar la tecla con la mano quieta subir lo dedos y bajar, como dije cuando lo haciais en la mesa.Cuando llegueis a las negras do-re-mi-fa-sol, hacerlo lento y ligando ,quiero decir que no solteis la nota hasta que no haya bajado la siguiente. Esto se llama ligando las notas, que vaya fluida la melodía sin salton ni más fuerte una nota que otra.

TRIADAS

Ejercicio principiantes . Dos claves , dos manos.

Si presionais con el ratón la partitura se os vera mucho mejor

GRADOS DE UNA ESCALA.     I,II,III,IV,V,VI,VII,VII
                                                       1,2, 3,  4,  5, 6,  7,   8

Ejemplo en do mayor


I    do
II    re
III   mi
IV   fa
V    sol
VI  la 
VII  si
VIII do

La mano izquierda toca dos notas blascas a la vez: la primera del acorde y la quinta del acorde ejemplo : de do ( DO_SOL).
De fa (FA_DO)……..

La derecha hace la escala de do, toca las notas diatonicas de la escala de do do,re,mi,fa,sol,la,si…….

Podeis practicar cambiando las notas e improvisando otra melodías. Con notas negras, mezclar notas blancas, algún silencio de negra…. Improvisa a vuestro antojo melodías sencillas con las siete notas de la escala diatónica de do.

Los cien mejores discos de Jazz.

Discos de jazzLOS MEJORES DISCOS DE JAZZ
El jazz en los años veinte Los años del swing: la década de los treinta La revolución de los años cuarenta y cincuenta Formas renovadas en los sesenta y setenta El regreso del jazz: de los ochenta al nuevo siglo
¿ Por qué 100 Discos?
¿Y no, doscientos, o cincuenta? ¿Que quiero decir con los mejores? Advierto al visitante que ésta es un página absolutamente subjetiva. Aquí no hay posibilidad de consenso ni acuerdo previo. El único y confesado objetivo es mostrar a quien se asome a esta ventana los mejores discos de jazz de mi colección que, en algún caso, coincidirá con el criterio de los “especialistas” en la materia y que en otros, el hecho de aparecer, se deberá a mis preferencias personales. En otro lugar de esta web irán apareciendo todos los discos de mi colección, aquí sin embargo, traeré aquellos 100 que tanto por ser mis preferidos, como por marcar, en orden cronológico, una cierta historia del jazz, deben de estar, en mi modesta opinión, en cualquier discografía de jazz que se precie. Ni la música, ni ninguna de las artes, admiten, afortunadamente, valores absolutos y claves definitivas. Por eso es adecuado preguntarse ¿Los mejores discos para qué y para quién? En mi opinión los discos que aparecerán en esta sección responden certeramente a esta doble cuestión. Son los mejores para entender la evolución del jazz y son los mejores para mí gusto personal. En cualquier caso, esta página no serviría para nada si no ayudara a quien la leyere a disfrutar más y mejor del jazz y la ordenación cronología de esta selección -por encima de la clasificación por estilos que aparece frecuentemente superpuesta y confusa- sirve para ayudar tanto a quien sea un iniciado en estas lindes -que podrá navegar a su antojo dando pasos y saltos en el tiempo- como a quien prefiera empezar desde el comienzo.

Para ello empezamos en los años veinte, cuando el jazz se veía como una música popular que necesitaba ser apadrinada por la música europea. Continuamos en los años treinta cuando se dio la circunstancia inversa; se hablaba del jazz como un eslabón cultural de la etnia afroamericana en grave peligro de extinción por la influencia de los músicos blancos reinantes en la era del swing.

La revolución del bebop en los cuarenta y cincuenta obedeció a ese golpe de timón que los negros de Harlem pusieron en practica. En los sesenta afloraron discursos que trazaban en términos políticos el jazz de los negros y el de los blancos -siempre en detrimento de estos últimos- y que consideraban al freejazz la expresión musical mas coherente con las reivindicaciones de los negros norteamericanos.

Después en los setenta y en los ochenta, cuando parecía que el jazz iba a disolverse en el dulce veneno de la comercialidad – la fusión desde un punto de vista estético fue un punto de no retorno- surge un movimiento tradicionalista que empuja al jazz a una segunda época dorada. Es cierto que al principio aquellos músicos pecaban de ser poco originales en sus ideas, pero no lo es menos, que aquella vuelta a los orígenes y a la tradición, devolvió el jazz a la categoría y rango en algún momento perdida.

El jazz que escuchamos hoy, los músicos que están en el candelero, deben parte de su éxito a aquellos jóvenes de finales de los ochenta que en una tarea ingrata y poco reconocida devolvieron al jazz el potencial que hoy -un siglo después- sigue teniendo.

Entre estos cien discos, hay músicos que se repiten. No es una elección premeditada, sino la constatación de que Duke Ellington, Louis Armstrong, o Miles Davis -por poner algunos ejemplos- son músicos cuya influencia y carrera artística son invocados como el cruce entre los dos pilares del jazz: el instinto creador y la búsqueda de lo nuevo. Espero que disfrutéis de estos discos y os aconsejo vivamente que os hagáis con ellos.

FUENTES:  APOLOYBACO

Discos de jazz

Pot-Pourri

Pot-pourri

Reunión
de fragmentos de origenes diversos y que pueden yuxtaponerse ya sea
para obtener un efecto cómico, ya sea para reunir alusiones a un mismo
tema. Así , la Edad Media conoció la fatraise , puramente melódica, y más tarde la fricasée,
de orden polifónico, a la que llamó tambien cuodlibeto. el término
por-pourri, en su sentido musical, parece nacer en el siglo XVIII. La
tercera recopilación de Brunettes, publicada por Ballard en 1711, contiene una pieza muy larga titulada Pot-pourry,
que ocupa diez páginas , y cuyo texto contiene 84 versos, con los temas
escritos en notación y yuxtapuestos, justamente con canciones sin
enlace. Bajo este titulo se encuentra en 1790 Le serment civique, pot-pourri national para piano forte erc. por Pouteau ; en 1793,La revolution du 10 Août,,bajo el mismo calificativo, por Lemière, etc. En el siglo XIX , los potpourris extraídos de óperas y arreglados como fantasías para piano estuvieron muy en boga.

josé luis

La Compagnie Créole – Pot Pourri – Les Années Bonheur –

Claque

CLAQUE

Conjunto de personas que asisten a una representación artíntica, para aplaudir delibedaramente.

CLAQUEAR
Acción
de golpear con los píes al compás de la música o sin ella, marcando el
ritmo de una danza. El cinematógrafo ha divulgado el claqueo , que en América ha hecho surgir danzarines especializados en él.

CLAQUEO
Ruido
seco, producido por el choque de dos cuerpos , por el chasquido de un
látigo o por la detonación de un arma de poco calibre. Con el claqueo de
las manos se expresan los aplausos de los asistentes, en un teatro o
concierto. Efectuado a compás , el mismo ruido sirve para marcar el
ritmo de ciertas danzas populares, especialmente en España.

José Luis.